Regresar a la Página Principal

Antecedentes Históricos de las Tierras Ejidales en Honduras

El antecedente más antiguo de la titulación de tierras en Honduras se remonta cinco siglos atrás, al período colonial, donde la Corona Española ideó un mecanismo para el traspaso de la tierra conquistada.

Según el tipo de propietario, el mecanismo en carácter de propiedad privada se dividía en tres fases: "Títulos Reales", que se adjudicaban a personas particulares; "Títulos de Indios", que correspondían a los indígenas, y "Títulos Comunales y Ejidales" que eran otorgados a las comunidades y municipios.

Según las investigaciones de los historiadores, entre los años 1600 y 1821 la Corona Española había entregado en concesión a particulares y ejidos 6 mil 463 caballerías, que equivalían a 414 mil 653 manzanas de tierra. A partir de 1821, con el surgimiento de la República de Honduras, el Estado hereda todas las tierras de la corona y se convierten en tierras nacionales.

El Estado comenzó un proceso de traspaso a propiedad privada mediante mecanismos de compraventa, concesión y adjudicación a personas particulares, comunidades étnicas, familias o grupos organizados.

Las cifras exactas de traspaso de tierras a los diferentes propietarios se desconocen. No obstante, tanto las propiedades privadas que vienen del período colonial y desde el surgimiento del Estado de Honduras, en su mayoría han ido cayendo en situación de proindivisión o falta de legalización , es decir, no se realizó el tracto sucesivo correspondiente ya sea por venta, herencia, adjudicación o concesión.

Situación de las Tierras en la capital

La Colonia Española otorgó en 1777 título al Común Pueblo de Indios de Comayagüela, bajo el Régimen Legal de Ejidos e inscritos en el Registro de la Propiedad Raíz, los ejidos de Comayagüela fueron objeto de remedida en 1892 y luego en 1899

—Entrevistas—
Miguel Pastor
Renan Inestroza
Siri Zúñiga
Marco Antonio Andino
Obdulio Chevez
Presidentes de Patronatos

—Reportajes—
Enredo de juicios
Actual Alcaldía negocia
Comunicado CODEPASC
Caso del instituto

________

Planos Ejidos
Tracto Sucesivo

$12,000 Millones
Dramas de vecinos

INDICE

___________

 

En noviembre de 1903 el sindicato municipal solicita la aprobación del titulo de remedida, pues desde 1901 este permanecía en el Ministerio de Hacienda. Pese a los esfuerzos la aprobación por el Supremo Gobierno no se produce hasta 1910 donde además exime a la Municipalidad de Comayaguela de los pagos de los derechos corrientes a 5 mil 389 hectáreas, 44 áreas y 40 centiáreas

Es en 1911, cuando se otorga la inscripción del título de los ejidos de Comayagüela en el Registro de la Propiedad bajo el número 411, folio 390-421 del tomo IX.

Durante los años posteriores a 1911 los gobiernos de turno, tanto nacionales como municipales, permitieron que muchas familias y amigos políticos tomaran posesión de considerables cantidades de tierras de los ejidos con el propósito de que estos les dieran un dominio útil.

Pero con el tiempo estas familias, entre la que destaca la familia Zúñiga, consiguieron títulos de propiedad con dominios plenos, no muy claros en cuanto a su legalidad y legitimidad. Con estos documentos los herederos de estas familias se han dedicado a lotificar y vender grandes extensiones de tierras ejidales como si se tratara de tierras privadas.
La emigración de familias pobres a la ciudad, provenientes del interior del país, comenzó a registrarse a finales de la década de los 70. Estas familias invadieron o recuperaron muchas tierras ejidales que estaban en carácter ocioso y establecieron en ellas sus viviendas.

Estas consecuencias de la emigración obligaron a los gobiernos centrales y municipales a la recuperación de muchas de las tierras ejidales de la capital haciendo uso de varios acuerdos municipales y decretos legislativos, tierras que eran reclamadas por sus supuestos dueños. El propósito de la recuperación fue asignar esas tierras a las poblaciones ya asentadas en ellas, lo que venía a quitarles a los políticos y gobernantes de turno la enorme presión social de dotar de vivienda a un alto porcentaje de la población.

Flor del Campo y Colonias Vecinas

Muchas familias pobres provenientes de Choluteca, Valle y El Paraíso, que vivían en condiciones de hacinamiento en cuarterías y mesones de la capital, decidieron en 1979 ocupar los predios que en la actualidad se sitúan, entre otras colonias, Flor del Campo, La Pradera y altos de la San Francisco.

La movilización se efectuó con el aval y legitimación de las autoridades municipales y de Gobernación y Justicia, al grado que reconocieron a las comunidades y patronatos su personería jurídica, asimismo, se acordaron pagos por la tierra y las autoridades a su vez llevaron a la zona proyectos de desarrollo (agua, alcantarillado, energía eléctrica, alcantarillado, transporte, calles, etc..)

Tres años después de la instalación de los pobladores en la zona, la familia Zúñiga, representada por Oscar Siri Zúñiga, alegó que los terrenos en donde se asentaban las colonias antes mencionadas les pertenecían legítimamente, debido a la herencia que su pariente Luis Andrés Zúñiga, muerto en 1964, les adjudicó.

Ese mismo año debido al reclamo, la Alcaldía de Tegucigalpa realizó las investigaciones correspondientes para aclarar la situación de los terrenos. Esas investigaciones, al parecer constataron que los documentos que la familia había presentado para reclamar los predios estaban cargados de muchas irregularidades y adolecían de legalidad y legitimidad.


Pese a que la Alcaldía de Tegucigalpa y el Ministerio de Gobernación permitieron el asentamiento de las familias ya 20 años, en base a la emisión de varios acuerdos de ley a favor de la legalidad y ejidalidad de las tierras, el problema aun persiste y cada día se enreda mucho mas.

[volver arriba]