En el caso David Romero Ellner
El silencio y la impunidad quedaron atrás.


Los miedos de Dalia Romero, una muchacha que ahora tiene 23 años, quedaron atrás aquel 16 de febrero del 2002, cuando decidió terminar con el círculo de violencia que vivió desde los 10 años por parte de su padre, David Romero Ellner, quien culminó el manoseo a la que la sometió durante más de una década con una violación sexual, la madrugada de ese día.

Llegó exhausta, sin aliento y con mucho llanto al Centro de Derechos de Mujeres, CDM, una organización que apoya a las mujeres hondureñas en la defensa de sus derechos, allí empezó la ruptura de su silencio, al contar cómo su padre biológico abusó sexualmente de ella.

En Honduras este caso levantó un estupor silencioso y silenciado, pues el autor -David Romero Ellner- era diputado suplente por el Partido Liberal ante el Congreso Nacional de la República, además ejercía mucha influencia como periodista, principalmente desde un programa radial que mantenía en una emisora de mucho prestigio en Honduras.

Dicho periodista vociferaba todos los días a la una de la tarde: "hay que caparlos" cuando se trataba de denuncias de violadores sexuales, mientras que la receta para la delincuencia era de matar a los infractores.

David Romero Ellner

En el ámbito público fue muy conocido por tener cercana relación con personas influyentes del país, pero para su hija Dalia y el movimiento de mujeres hondureñas simplemente era un violador con mucho poder y contra quien debían concentrar la presión para que este caso no pasara a formar parte de los cientos de casos que en Honduras quedaron en la impunidad.

Para una sobreviviente de delitos sexuales, el contar la historia una y otra y otra vez a diferentes personas es una pesadilla, es una doble agresión, para Dalia era el comienzo de trabas y trámites engorrosos para lograr justicia.

Reportajes

- ¿ Negligencia o complicidad juzgue usted ?

- Tergiversaciones, justificaciones, nombre y resentimientos



Documentos

- Informe Psiquiátrico

- Acta de resultado de
prueba de A.D.N

- Acta de audiencia inicial

- Instrumentos Internacionales

Con qué sistema hay que juzgarlo? se preguntaban los operadores de justicia, "con el viejo o con el anterior", refiriéndose al nuevo o viejo Código de Procedimientos Penales. Medicina Forense insistía que la orden para hacerle el examen debía expedirla la Fiscalía Especial de la Mujer. Eso era solo el comienzo de los tropiezos, los que a veces parecían favorecer a David Romero Ellner.

Para llevar el caso a los tribunales de justicia no fue tan sencillo. Por tratarse de un diputado los trámites para proceder judicialmente y con prontitud dependían de una figura que en nuestro país ha hecho mucho daño: la inmunidad, utilizada por varios políticos para evadir la justicia.

La confianza en un sistema de influencias hacía que David Romero Ellner permaneciera al frente de su programa radial, la noticia ya había traspasado los muros del silencio, el Colectivo de Mujeres Contra la Violencia denunció el caso en los medios de comunicación, apenas unos dos medios se atrevieron a publicarlo, otros se llamaron al silencio aunque sus periodistas hicieran las notas, éstas eran censuradas.

La persistencia del movimiento de mujeres continuó, no estaban dispuestas a ceder a favor de la impunidad. Conferencias de Prensa, visitas a diputados, cartas a autoridades fueron limando poco a poco un muro que parecía infranqueable, fue hasta el 30 de julio del 2002 que lograron que el Congreso Nacional lo despojara de la inmunidad.

El Congreso Nacional se tardó mucho para enviar al Ministerio Público la transcripción del acta donde constaba que a David Romero Ellner se le despojaba de inmunidad. Fue necesaria nuevamente la presión del Colectivo de Mujeres Contra la Violencia para lograrlo. Nos preguntamos si era una forma de retrasar la justicia para favorecer a un allegado político.

El 12 de agosto del 2002 el Ministerio Público solicitó a la Corte Suprema de Justicia el nombramiento del magistrado o magistrada que conociera del caso, asómbrense el nombramiento se hizo hasta mayo del 2003.
La presidenta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Vilma Cecilia Morales, no atendió la solicitud del Ministerio Público con la prontitud del caso, las cartas de las organizaciones de mujeres y las visitas para reclamos directos, no se hicieron esperar para que ella cumpliera con la Ley.
Fue necesario volverle a entregar una copia de la solicitud del Ministerio Público, enviada ese 12 de agosto del 2002, la cual tenía el sello de recibido de la misma CSJ, ya que la presidente expresó que se le había extraviado.
Después de todo lo anterior, al fin asignó a la magistrada de la Corte Suprema de Justicia, Teodolinda Pineda, militante del mismo partido que David Romero Ellner, pero hacia la cual el movimiento de mujeres tenía confianza de que no se dejaría influenciar, ella emitió la orden de captura el 20 de mayo del 2003, 14 meses después de que ocurrió la violación.
A pesar que el 28 de mayo de ese año, el Centro de Derechos de Mujeres dio todos los detalles de los lugares donde encontrar a David Romero Ellner, pues éste ya había ingresado al país desde la navidad anterior, la captura se efectuó hasta el 8 de agosto, una semana después de que el Colectivo de Mujeres Contra la Violencia le solicitara una audiencia al Ministro de Seguridad, Oscar Alvarez para abordar el por qué no lo capturaban.
Jairo López , Sub Comisario de Policía, delegado en Siguatepeque y el agente Franklin Martínez, fueron los encargados de ejecutar la captura; con valentía no se dejaron apantallar de la arrogancia de un político acostumbrado a utilizar las influencias para todo.

Ambos hablan de su amor a la policía, aseguran que en ellos los privilegios para algunos individuos no son válidos. Quizá no estaban conscientes ante quien estaban, ya que este era un personaje que tenía nexos en todos lados, al grado de tener avisos para que se fugara de los lugares antes de la captura.

Así lo confesó el mismo David Romero Ellner, en una entrevistada realizada por REVISTAZO. COM : " aquí se lo voy a confesar, a mi me llaman de la D.G.I.C, personalmente me llaman y me dicen Don David, si puede irse váyase que lo van a capturar hoy en la tarde, vaya, me dicen 3, 4 horas antes de la captura, me llamaron para advertirme que me fuera"

"Al momento de la captura él quiso hacer caso omiso y nosotros le dijimos que no era cosa de nosotros sino que era una orden judicial", relata el policía Franklin Martínez, cuando rememora el 08 de agosto del 2003 fecha de la captura, Pidió una llamada telefónica para comunicarse con su amigo Eduardo Maldonado a quien le dijo "Mira le dice, el arreglo que llegamos yo no se por qué están haciendo esto", de acuerdo a lo que escucharon los agentes que le dieron captura.

Pretendía además que no lo metieran a la celda, que le continuaran dando privilegios, es posible que David Romero todavía pensaba que la justicia no lo alcanzaría.


David Romero Ellner en su celda
Hoy David dice "en primer lugar yo quiero aclarar, yo nunca anduve huyendo, jamás anduve prófugo de la justicia, nunca anduve prófugo de la justicia, yo estuve aquí, lo que pasa es que no había orden de captura ni nada, la orden de captura sale hasta en abril, por semana santa y se vino a hablar directamente con la Corte Suprema de Justicia y con las fiscales que sabían en donde estaba yo, para decirles en que momento nos iban a presentar, que arregláramos, todo estaba arreglado para presentarnos".

La captura se realizó a las 5: 00 de la tarde de ese viernes 08 de agosto, el Centro de Derechos de Mujeres fue informado del hecho solo unos pocos minutos después. Las organizaciones de mujeres sabían que debía aumentarse la presión porque los antecedentes sobre este caso les daba pie a pensar que podía quedar en libertad por influencias políticas.


El sábado 09 de agosto permanecieron en las afueras de la CSJ, donde David Romero fue llevado para tomarle la Declaración de Imputado, la que estuvo a cargo de la magistrada de la Corte Suprema de Justicia, Martha Castro, quien sustituía a su colega Teodolinda Pineda que se encontraba fuera del país.

La audiencia duró desde las 8:30 de la mañana hasta las 8: 00 de la noche. Quizá fueron las influencias o la falta de un contexto correcto, para que la magistrada Castro, enviara a Arresto Domiciliario en lugar de prisión preventiva a un hombre que no debía gozar de tal medida, por la gravedad del delito cometido y por no mostrar desde el inicio del caso voluntad para esclarecerlo, ya que de acuerdo al testimonio de los policías que le dieron captura, este pretendió escapar.

Esa fue otra de las etapas de presión del movimiento de mujeres, las que publicaron campos pagados protestando por la decisión de la magistrada, misma que fue cambiada el 05 de septiembre, fecha de la Audiencia Inicial, cuando se le envió a prisión por indicio racional de culpabilidad. A pesar que la defensa apeló la resolución para que le restituyeran el Arresto Domiciliario, este fue denegado.

Todos los obstáculos enfrentados para lograr llevar a David Romero a juicio, fueron los motivos para que las organizaciones de mujeres solicitaran y realizaran una entrevista con el ministro de Seguridad, para que él, dispusiera de agentes para custodiar al ex diputado debido a que estaba cómodamente en casa , bajo la custodia de su abogado y de su esposa.

"Esos chavos si sufrieron, dicen que los trataba horrible y no los dejó que lo enchacharan ni que se subieran al carro cuando iba a la Corte a la Audiencia Inicial", dijo un agente de policía que pidió el anonimato.

LA AUDIENCIA INICIAL

Claudia Herrmansdorfer, Abogada del Centro de Derechos de la Mujer y quien siempre estuvo muy cerca de Dalia Romero, relató que a ambas no las dejaron pasar en la CSJ cuando iban a la Audiencia Inicial, pero a David Romero lo metieron por la puerta de atrás y hacía más de una hora que se encontraba en la sala, ¿serán o no privilegios estos y quién los ordenó?.

Esas medidas debieron establecerse no a favor de David Romero sino de su hija Dalia, el Código Procesal Penal ya establece que los jueces están obligados a proteger la confidencialidad de la víctima en los casos de abusos sexuales.

El 11 de diciembre se realizó la Audiencia Preliminar para llevar a David Romero ante un juicio oral cuya fecha fue fijada para el 01 de abril de 2004, justo dos días antes que llegara la semana santa y días en donde la mayor parte de personas está alistando maletas para irse de vacaciones, por lo que la noticia no pasó desapercibida.

Fue algo histórico, pues todos y todas estaban preparados para escuchar cómo la defensa de David, rebatiría los argumentos irrefutables de la Fiscalía y los resultados de la prueba de ADN donde lo incriminaba.

Un Tribunal de Sentencia sería el que conocería del juicio, pero algunos que a capa y espada lo defendían quedaron estupefactos, la fiscal Celeste Aída Cerrato, anunciaba una sentencia de Estricta Conformidad, donde el imputado se declaraba culpable.

El abogado defensor expresó que estaban de acuerdo, David Romero dijo "estoy conforme", aceptaba su delito que evadió y negó por más de dos años. El Tribunal de Sentencia dictó un fallo que lo condenaba a 10 años de prisión.

Esta Sentencia de Estricta Conformidad también se debe a que Dalia Romero aceptó la misma porque "no quiero que me sigan haciendo más daño", dijo muy impactada.

Aunque hoy David Romero quiere confundir a la opinión pública pretendiendo hacerse pasar por un gran padre que no quiere afectar a su hija, a la que manoseó por más de 10 años y violó sexualmente, este caso ha sido histórico, toda la incidencia del Movimiento de Mujeres servirá para que en otros casos posibles de pasar a la impunidad se tome de pauta como un hito en la historia de Honduras.


[VOLVER ARRIBA]