La Cero Tolerancia:
Un gran esfuerzo contra la delincuencia, una política que debe afinarse

Pese a que el Presidente Ricardo Maduro asegura estar ganando "la guerra contra la delincuencia", nombre con el que bautizó a su política de cero tolerancia, las estadísticas reflejan que el comportamiento de la delincuencia y criminalidad en relación al año anterior no han sufrido grandes cambios.

Según la socióloga, Julieta Castellanos, los resultados con relación al año anterior sólo son diferentes en lo que se refiere al número de capturas, mientras se comienza a notar el agotamiento de los policías de seguridad.

Castellanos hizo sus reflexiones en el foro "CRISIS, INSEGURIDAD Y REFORMAS" Jornada de Reflexión sobre la realidad Nacional, realizado los días 24 y 25 de abril con el patrocinio del Foro Ciudadano.

Apunta que urge dar paso a las políticas de seguridad y expresa que aunque lo inmediato era importante, esto no es suficiente para hablar de una verdadera política de cero tolerancia.

Diversos sectores, aclaran que aún no se ha definido a ciencia cierta cuál será el tipo de cero tolerancia que se aplicará y ejecutará en el país, pues hasta el momento sólo se ha limitado a cuestiones de forma y no fondo.

Ana Pineda, la Comisionada adjunta de los Derechos Humanos

La Cero Tolerancia de Maduro
La política de cero tolerancia del presidente Maduro implica la contratación de 4,000 nuevos efectivos policiales en sus cuatro años de gobierno, así como la aplicación de mecanismos de control y reforzamiento de los órganos internos de la policía y la creación de la policía comunitaria.

De igual forma, se pretende estrechar relaciones con instituciones afines a la Policía, como el Ministerio Público y la Corte Suprema de Justicia, que garanticen que las aprehensiones de los delincuentes se realicen dentro del marco legal adecuado.

Según los funcionarios de Seguridad, también se pretenden realizar reformas al sistema carcelario y una real participación de la sociedad civil en el proceso, a través del fortalecimiento del Consejo Nacional de Seguridad Interior (CONASIN).

Los Desaciertos de la Cero Tolerancia
En el marco de la ejecución de acciones en contra de la delincuencia, los analistas insisten en que ésta "no ha sido una política efectiva" y remiten a los periódicos nacionales que siguen reportando con igual intensidad los casos de asaltos, asesinatos, robos y secuestros en todo el país. Siguen las ejecuciones de los jóvenes "mareros", recalcó Castellanos.

Por su parte, la Comisionada adjunta de los Derechos Humanos, Ana Pineda, asegura que el programa de "cero tolerancia" sólo es un medio para disuadir al criminal y no un verdadero esfuerzo para combatir la delincuencia.

Los anteriores criterios fueron vertidos por la comisionada adjunta durante una entrevista con Revistazo.com en la que, agregó, que la Cero Tolerancia sólo es un esfuerzo de "algún sector del gobierno".

La costumbre en Honduras es que el delito ocurra para poder combatirlo, acción que debería completarse con una política nacional o desde una política criminal de Estado para lograr la prevención, según los entendidos en la materia.

Expresan que se requiere de sanciones, como medio disuasivo y de erradicación del delito, con el fin de que otras personas no incurran en la misma situación.

Hasta el momento no se está trabajando en todo lo que se refiere a procesos que combatan al delito, pues para esto se debe de pensar en programas especiales de prevención, sanción y erradicación del de delitos.

"Cero tolerancia solo es un esfuerzo de algún sector del gobierno, de alguna forma es una forma disuasiva para el delito: Disuadimos al delincuente cuando en una calle oscura se ponen postes de alumbrado eléctrico, cuando se hacen operativos masivos en una zona que presenta altos índices de delincuencia, entonces el programa cero tolerancia solo es un medio para disuadir al delincuente pero no estamos haciendo los verdaderos esfuerzos para combatir la delincuencia", explicó Pineda.

Delitos "Sofisticados" en Ascenso
En varias ocasiones el ministro de Seguridad, Juan Ángel Arias, ha dicho que con las políticas de cero tolerancia han logrado reducir los índices de delincuencia a ''condiciones aceptables'', aunque reconoció que no sucede lo mismo con los que el llama ''delitos sofisticados'' como el robo de carros y secuestros, que mantienen su grado de incidencia, principalmente en la zona norte de Honduras.

''En los primeros 100 días de gobierno se ha hecho un esfuerzo extraordinario del estado, con sus recursos Fuerzas Armadas y Policía para rebajar los índices delincuenciales a la gran masa de la población, dijo.

''A la gran cantidad de delitos los hemos logrado rebajar a condiciones aceptables, porque ningún país de la tierra ha bajado sus índices delincuencias a cero'', expresó.

Ante esto, la Comisionada Adjunta asegura que se debe a que no basta hacer esfuerzos aislados, en la práctica, "lo que nosotros vemos es que mientras se busca grabar una pena en el Código Penal no ha sido el mejor remedio o antídoto para combatir el delito".

"Por ejemplo, sabemos que existe en nuestro medio la pena de privación de libertad de por vida para ciertos delitos y curiosamente los delitos que tienen esa pena son los que han incrementado en los últimos días, lo que quiere decir que no hemos atacado el punto toral para combatir al delito", explicó.

Por su parte, la Jefe de la Policía Preventiva, Coralia de Coca, asegura que las estadísticas refieren que el trabajo de la Policía es permanente y agrega que la labor se ha intensificado dando resultados de haber bajado sustancialmente sobre las incidencias de delitos comunes.

Sin embargo, acepta que esas mismas estadísticas refieren una conducta de bastante violencia en el país. "La desventaja que seguimos teniendo es que la Policía es fácil de detectarla al hacer un recorrido por una zona y el delincuente aprovecha cuando se deja desprotegida una zona para poder intervenir, sólo esperan que la policía se desplace de un punto a otro, dijo la Comisionada a periodistas.

El vice ministro de Seguridad, Oscar Alvarez, justifica los problemas de la cero tolerancia en la falta de presupuesto y escaso número de policías. Según informó, se requieren de 1, 500 millones de lempira anuales para contar con una Policía efectiva.

Explicó que en la llamada "Guerra Contra la Delincuencia" sólo cuentan con 400 agentes de la DIC, 7000 policías de la Policía Preventiva, 150 hombres de la Dirección General de Servicios Especiales de Investigación (delitos financieros, lavado de activos, narcotráfico) y 2,500 agentes miembros de la Dirección de Servicios Preventivos Especiales (policía carcelaria).

Habrá que Definir una Política
Pineda informó que el Comisionado Nacional de los derechos Humanos (CONADEH) está trabajando en una política definida sobre lo que es cero tolerancia, verificando el impacto de la misma, y ha propuesto al Consejo Nacional de Seguridad Interior (CONASIN) un plan nacional contra el crimen, consensuado con la sociedad civil.

"Siempre se ha dicho que estos son programas que pueden ser implementados siempre y cuando se respete la Constitución y las leyes, entendiendo estas como acciones organizadas, selectivas y bien enfocadas para combatir el crimen", apuntó.

A criterio de la Comisionada Adjunta, la policía tendrá que enmarcar sus actuaciones dentro del más estricto respeto a los derechos y las garantías que toda persona goza en el país.

"En nuestro medio, podemos ver que existen esfuerzos aislados por parte de la presidencia de la República y por los ministerios encargados de combatir el crimen en nuestro país y no más de alguna organización que también esta interesada en combatir el crimen. Pero los mejores resultados los vamos a obtener cuando cada una de los interesados en que esta situación sea superada enfoquen sus esfuerzos hacia un mismo sentido", recalcó.

Pineda dijo que se debe partir con la elaboración de estudios criminológicos sobre la situación de la violencia en Honduras y después definir dentro de un plan nacional cuáles van a ser las tareas de prevención, de sanción y de erradicación del delito.

"Deben realizarse estudios criminológicos, los que se hacen mediante la contratación y la búsqueda de profesionales multidisciplinarios para determinar en qué zonas se presentan más delitos, porqué se presentan más en esas zonas, porqué se comete más el delito de secuestro en relación con otro tipo de delito, qué factores están contribuyendo para que ese delito se de mas y que estamos haciendo frente a ese delito", agregó.

Expresó que la Policía puede hacer sus labores de cero tolerancia siempre y cuando se respeten las leyes, es decir que se respeten los derechos humanos de toda persona a quien se someta a este proceso.

¿Cómo Estructurar la Política?
La Comisionada Adjunta recomienda para estructurar una verdadera política de cero tolerancia revisar lo que ya existe y definir en qué casos se aplicará, con qué medios se emprenderá y con qué instrumentos y reglas se llevará a cabo.

Agregó que se deben aclarar los principios que regirán la política y quienes van a estar a cargo de la misma, así como las instituciones y personas interesadas en participar para definir el rol de cada una de ellas en la ejecución.

"También habrá que definir cuál será el rol de la Policía dentro de esa política, de la justicia a través del poder judicial, el rol de las cárceles y las leyes. Habrá necesidad de implementar una ley, de revisar una norma que ya existe, de reformar algún código.

Lo que se pretende a través de una política es que se puedan conjugar todas las fuerzas de la sociedad con otras que provienen directamente del estado", expresó.

Asimismo, Pineda dijo que es importante medir los impactos de los programas de cero tolerancia en la realidad para determinar: si la forma en que se están haciendo es la más respetuosa de los derechos humanos, para saber la productividad de los programas cero tolerancia, su eficacia, si están funcionando como un medio disuasivo o un medio de combate.

"En los programas cero tolerancia se debe definir que se quiere hacer con ellos (combatir al delincuente o combatirlos) .En nuestro medio yo no tengo lo suficientemente claro en qué sentido se está dirigiendo el programa, si como un medio disuasivo o un medio de combate a la delincuencia o como ambos a la vez. Para cada uno de los casos se deben aplicar distintas estrategias", apuntó.

Sin embargo, a pesar de los vacíos en la implementación de la cero tolerancia, Pineda expresa que las acciones del presidente, "son un buen esfuerzo", pues existía una necesidad en la sociedad hondureña de sentirse mas protegido en su casa y fuera de ella.

"Yo creo que de alguna forma ha venido a dar esa respuesta que el pueblo esperaba. Yo no dudo que puedan haber resultados positivos con estos programas, pero de repente habrá que definir qué tipo de programas cero tolerancia vamos a adoptar en aras de obtener el más alto resultado", finalizó.
--------------------------
CERO TOLERANCIA: Es un termino que nace en Nueva York, Estados Unidos, a mediados de los años 90, con el fin de atacar a fondo la delincuencia.
Según Paulino Durán, jefe de la Oficina de Defensores Públicos en la Ciudad de Sacramento, Estados Unidos, es una experiencia que varia de acuerdo a los países donde se aplica y recomienda no limitada a un período gubernamental.
Durán dijo que a mediados de los años 90 los homicidios habían reducido en Nueva York en un 68 % y los delitos mayores un 50 %. Se mejoró el reclutamiento militar, se mejoró el entrenamiento de patrullas, se descentralizó el departamento de policía y se devolvió el poder a los comandantes de la delegación, se implementó la vigilancia comunitaria y se realizaron cambios de estructura.

*****
Documento exclusivo de www.revistazo.com


volver arriba