Análisis de la leyes laborales en Honduras

Al hablar de derechos en materia laboral, es imposible dejar de mencionar la huelga que en defensa de los mismos, organizaron un grupo sindicalista de las compañías bananeras del norte del país en el año 1954.

Para la clase obrera, esa fue la primera gran conquista obtenida. Años más tarde y a raíz de esa feroz lucha, surge lo que se conoció como el primer Código Laboral de Honduras en 1959 y cuyo contenido fue tomado de la versión del Código de Colombia, mismo que a su vez se copió de la Ley Federal de México de 1931, vigente aun con una serie de reformas.

Sin embargo y pese a que éste se considera uno de los mejores Códigos Laborales de la región, hay quienes aseguran que en Honduras su aplicación es el talón de Aquiles.

El Código estipula en sus artículos una serie de obligaciones y deberes tanto para el patrono como para el trabajador, pese a ellos en muchas ocasiones, el nivel educativo de los obreros permite el desconocimiento de las mismas.


Carlos H. Reyes
Para el sindicalista Carlos H. Reyes, las leyes en Honduras tiene muchos derechos para los trabajadores pero poco mecanismos para hacerlos efectivos y hace referencia a tres aspectos que en su opinión deben sufrir cambios radicales.

"Desde el punto de vista de los organismos administrativos del Estado, lo único que tenemos es la Inspectoría del Trabajo que tiene como asignación la vigilancia para darle cumplimiento al código y a los contratos colectivos, pero sus resoluciones son prácticamente desconocidas por los empresarios".

Documentos

Demanda laboral.
Certificación de la secretaria del trabajo.
Ley de Incentivo al Turismo.
Lista de empresas acogidas a la LIT, según el Instituto Hondureño de Turismo.
Tabla de salario mínimo en Honduras.


En segundo lugar hace mención al simple papel de mediador o de conciliador que desempeñan la Dirección General del Trabajo y la Secretaría del mismo ramo, "en muchos de los casos lo que se termina negociando son los derechos que ya existen", asegura Reyes.

De penoso catálogo el tercer aspecto y que en su opinión es la corrupción administrativa y lo prolongado que se vuelve los juicios en este país. "Esto hace que los abogados se retiren o que los mismos trabajadores abandonen su lucha a través de un juicio" aseveró.

Hay quienes consideran también que la política económica que los gobiernos han impulsado con el propósito de exportar y de recibir inversiones ha sido de perjuicio para la masa laboral ya que en ese entorno no existen restricciones o condiciones hacia los inversionistas, propiciando un clima en donde lo único que interesa es el capital invertido, no así los derechos de los trabajadores.

El poder que hay detrás de los inversionistas es otra de las armas en contra de los trabajadores, asegura Reyes, ya que estos sostienen nexos muy estrechos con quienes se encargan de impartir juicio en el país.

En Honduras la contratación permanente es preeminente a la contratación temporal, sin embargo como la ley exime del pago de prestaciones laborales a aquellos a quienes se les contrata temporalmente, las empresa han optado por hacerlo de esa manera para evitar el pago de derechos laborales y la formación de sindicatos por parte de los empleados.


Juan Barahona
Coincidiendo con los juicios anteriores, para el presidente de la Federación Unitaria de Trabajadores de Honduras, Juan Barahona, es urgente en Honduras realizar una serie de reformas encaminadas a transformar el papel que desempeña la Secretaría del Trabajo y pasar de ser un ente mediador a uno, con poder coercitivo, que obligue a la aplicación de la Ley en forma imparcial.

De igual forma se sugiere la depuración de las instancias encargadas de impartir justicia para que tanto patrono como el trabajador diriman sus diferencias en un espacio donde reine la imparcialidad y la igualdad de condiciones.

Los treinta años de experiencia en el campo Laboral, asegura, el profesional del Derecho, Laureano Carbajal, le permiten aseverar que el incumplimiento de las Leyes Laborales en Honduras "se da de parte de muchos empresarios Nacionales y Extranjeros, ya que pretenden ignorar las Leyes y con ello se bloquea en la práctica el reconocimiento de los derechos laborales".

"Una muestra clara de lo establecido anteriormente es el despido de los empleados de INTUR", asegura Carbajal, ya que éstos se realizaron sin causa justificada, dejando el patrono con ello, una transparente violación a sus derechos Laborales, mismo que pueden ser exigidos a nivel Nacional e incluso Internacional, puntualizó.


Laureano Carbajal

 

[volver arriba]